Un hermoso proyecto que RinoMp pactó con cuatro padres de familia, fue hacer un estudio fotográfico al año con sus críos que fueran naciendo. Tuvimos la oportunidad de ver a las madres embarazadas y ahora felices con sus hijos. Llevamos tres años y se empieza a notar el valor que tienen estos recuerdos. Apenas el año pasado no hablaban tres de los cinco niños y en la última sesión descubrimos a pequeños parlanchines defendiendo la importancia de sus juguetes más queridos de esta temporada que también cambian año con año. Uno de estos tres no solo pide cosas y habla de lo que quiere sino que también nos muestra su gran admiración por Bob Marley con una gorra de rastas y una guitarrita con la que toca con los ojos cerrados (muy sentimental) más de una canción que aprendió durante este año que aprendió a hablar.

Para RinoMP el valor de la imagen dispara en todos los sentidos, desde fotografía de producto hasta la cara de un niño que te penetra a la mirada. Estamos orgullosos de ser parte importante de estas familias y de colaborar con sus más preciados recuerdos.